miércoles, 8 de agosto de 2007

El dedo meñique

Hablando de meter el dedo del medio, la profundidad que alcanza esta ex “miss algo” con su ya experimentado meñique es mucho mayor que el vacío dejado por el grupo néctar en el mundo chicha. Y pese a sonar un tanto vulgar (algo contradictorio totalmente a la línea de Frieda) esa señora nos introduce hasta el brazo de manera muy suave, algo Light, su pequeño dedo no es más que el inicio para estimular una serie de comportamientos sociales casi olvidados, impone nuevamente la “constitución” de la etiqueta pretendiendo que todos los leales súbditos recuperen los modales de antaño. Irónico es pensar que se ha convertido en una autoridad real (en su tema) justificando toda la ridícula preparación que tienen las misses y cualquier chiquilla que pretenda permanecer o entrar en la “high life”.
Qué niña o adolescente no ha participado alguna vez del curso de “charm”, mejor aún si fue en el instituto para modelos de la elegante Frieda, vacaciones útiles le dicen muchos, ¿útiles para aprender a impresionar hombres y viejas chismosas? Lo cortés no quita lo valiente, la etiqueta no es sinónimo de cortesía, tampoco de elegancia; no considero necesario saber utilizar 15 tipos de tenedores y 10 de cuchillos para tener clase; tampoco considero necesario tener arte para escribir o publicar algo, al fin y al cabo las subjetividades no nos abandonan en estas definiciones.
Frieda Holler escribe para Perú 21, goza de un espacio dedicado a consejos útiles (según la página web del periódico) en el que se explaya lo mejor que puede describiendo los complicados pasos para conseguir una elegancia con olor a delirio de vieja loca; no solo sus discutidas reglas sociales son expuestas al público, se atreve incluso a dar cátedra sobre las diferencias entre la superstición y la fe utilizando tantas palabras entre comillas como yo lo hago en este artículo, hace gala de la revisión al diccionario de la RAE, además de propagar su fe en los ángeles por el mundo.
No contenta con eso, cree que sus experiencias de vida son tan motivadoras como un libro de autoayuda, Paulo Coelho le queda chiquito, pequeño, reducido al describir el camino de la luz o empalagarnos con sus ángeles bienhechores; los títulos de sus artículos son inconsecuentes con el contenido que muestran, también son ridículos (como los míos) pero logramos entender entonces que no es casual el nombre de su mentada obra.
Sus reflexiones son alentadoras para cualquiera que necesite redundantes mensajes de superación, sus ideas parecen sacadas de las cadenas que llegan casi todos los días al correo electrónico, aquellas hechas por gente con tiempo de sobra exhortando a repensar nuestra vida (leer el artículo “las siete maravillas”) incluso hace las veces de cronista, algo que con tanto estudio aún no logro dominar, ella lo hace tan simple como alzar su dedo meñique: nos cuenta su viaje a la cálida Iquitos, narra sus aventuras en el taxi, hasta describe su paseito ficho por Máncora.
Por lo que deduzco mantiene una biblioteca repleta de manuales de autoayuda, si leyera a Bukowsky le daría un paro cardíaco en el acto y quizás espetaría a las autoridades vetar dicha lectura, ya lo ha hecho antes y por el bien de mi blog espero que no lea esto ¡ja!
Las mujeres se encuentran bien representadas en su persona, especialmente aquellas ejecutivas o amas de casa a las que tanta alusión hace; ironías aparte, considero que no hace daño a nadie, solo a ustedes cuando revisen sus artículos en la página web de Perú 21. Somos libres de escribir y leer lo que se nos antoje, hay público para todos y para todo; además tengo la suerte de que es un espacio pequeño que se puede omitir fácilmente, tristemente es la escritora más leída de nuestro país ¡alegrémonos! eso podría significar que somos el país con mejores modales del mundo, quizás el país más elegante.
http://www.peru21.com/comunidad/Columnistas/html/hollerindex.html

Videito de Frieda con Marco Aurelio.

12 comentarios:

fernando dijo...

La señora Hoeller no es un santo de mi devoción, en lo absoluto. Me parece que se considera a sí misma un bastión de tradición, una (última) defensora de los "bellos y buenos" valores de antaño, en vez de asumir su rol como lo que es: una maestra de etiqueta y nada más. Esto lo digo porque asume autoridad en temas que no le competen basando sus argumentos en un documento tan descalificado para el debate cultural como el Ddiccionario de la Real Academia (otro dinosaurio).

Quiero dejar claro, no obstante, que considero que su labor es útil para las personas que necesitan --por cuestiones profesionales quizás-- saber manejarse en ámbitos diplomáticos o empresariales, puesto que la llamada etiqueta pauta comportamientos en esas esferas. Lo que me parece negativo del asunto es que con la difusión de su manual de etiqueta se acentúan las diferenciaciones entre personas de un mismo grupo social: entre los que "saben cómo comportarse" y los que no.

Germán Terán dijo...

Yo recuerdo que hace algunos años atrás mi madre quería que estudiara etiqueta social xq me vió muy primitivo en mi comportamiento, pero, acaso ella no entiende que son "cuestiones culturales"?

Si yo soy un arabe y como con la señora Frida, por CORTESÍA me voy a tirar un chancho en su cara... le guste o no.

En fin, la etiqueta social, como todo en este mundo, es relativo. Sería cuestión de estudiar un curso de etiqueta social en el mundo arabe.

veco dijo...

jaaaaa... y nadie dice nada acerca de los interesantes articulos que escribe la señora jaja muy aparte de la etiqueta social...

xupamela dijo...

Que su dedo se lo meta x el culO (:

Anónimo dijo...

Me gusta la ironía y el buen humor. Pero después de leer este artículo y sus comentarios me he quedado decepcionado hasta las náuseas. Por el título que leí pensé que se iba a criticar inteligentemente, con humor y argumentos al libro y no a las actividades de la autora. Se nota q nadie de ustedes ha leido el libro de la señora Holler.
Ella solo trata (creo que en vano luego de leer este blog) de aportar su granito de arena en el desarrollo de este nuestro país tan confundido y tan adolescente.
Bien dijo Beto Ortiz que los blogs son el premio consuelo para algunos columnistas frustrados a los que ningún periódico daría una columna. Este blog es un ejemplo de ello.

veco dijo...

Bueno, si se da cuenta estimada señora (lo deduzco por la forma de escribir, perdóneme si me equivoco)lo que más critico son los artículos que publicaba en Perú 21. Creo en todo caso que su comprensión del texto no fue la más acertada.
Con lo del aporte al desarrollo, si usted entiende el concepto de desarrollo sostenible y demás cuestiones teóricas relacionadas con el tema, lo que ella propone no es necesariamente un factor que incline la balanza hacia la consecución del objetivo. En realidad el dedo meñique no toca ni de costadito a libros de autores como Baltazar Caravedo, Amartya Sen, o la misma Rosa María Alfaro.
Beto Ortiz no me parece, ni por asomo, un referente periodístico ni de opinión, será gracioso cuando escribe pero ahí no más. Tampoco estoy frustrado ya que he tenido la oportunidad de escribir en algunos medios, sin embargo no es mi rubro, y me dedico a hacer otro tipo de comunicación, por lo tanto no me frustra para nada esto. Lo invito a leer otros posts, se dará cuenta que lo escribo para divertirme y, si se puede, divertir a los demás.

CONSTRUCTORA dijo...

No entiendo porque criticar a alguién que porfin vuelve a publicar un libro donde simplemente aprendamos a conducirnos adecuadamente, nosé porque tanta incomodidad con el asunto. Será que a algunas personas con actitudes casi cavernicolas les afecta esto?, yo soy una mujer que admira el buen comportamiento, pero si hay excesos en el libro, pues al menos tomar en cuenta en cuanto podamos mejorar nuestro comportamiento, de hecho eso sólo pasa en paises como el nuestro, por eso en Europa la gente vive mejor ya que al menos conserva el adecuado modo de comportarse.

Guillermo dijo...

La gran falla de la Educación Peruana es la de no valorar la Urbanidad entre sus principales contenidos, ésta se aprende desde los hogares; la escuela, los institutos, etc, tan solo los refuerza y complementa; entiendo los comentarios negativos al libro de la Sra. Holler como una carencia en los hogares de quienes comentan, algunas veces generalizada, basta escuchar las charlas de barriada, en las combis, los colectivos, en el chat, en los colegios y universidades, en fin hay tantos y multitudinarios malos ejemplos que los extranjeros conocen muy bien y por ello nos marginan y dicen con justa razón que somos un pueblo ......., quizás algunos de nosotros hayamos crecido de esta mala manera, pero no todos los peruanos somos así, tal vez una gran mayoría.
Tan sólo les digo que es muy útil vivir en Urbanidad, fomenta la paz social, el buen entendimiento, la armonía entre quienes la practican, recuerden que nunca es tarde para aprender, sea de la fuente que sea, para alcanzar la paz, seguridad y felicidad de todos.

Veco dijo...

No creo que la falta de modales sea el problema más grave que nos aqueja a los peruanos, peor aún modales de ese tipo. Es cuestión de valores.

Guillermo dijo...

Los modales son conductas que expresan el valor de la Urbanidad, demuestran por ello nuestra educación y respeto, tanto hacia nosotros como hacia los demás.
Si te quieres y te respetas entonces condúcete con descencia y decoro, muestra lo mejor de tí y te sentirás ... ufff mucho mejor; y si quieres y respetas a los demás entonces muestra tu agrado y respeto hacia ellos, lograrás que se sientan aliviados en este mundo tan agresivo; y valorarán tu atención y delicadeza hacia ellos, practíca los buenos modales que conoces y notarás el cambio tanto dentro tuyo como en tus relaciones con los demás.

Anónimo dijo...

Que pena... or eso estamos como estamos....

Anónimo dijo...

es retrograda que se le de espacio a esta tipa que lo unico que hace es pontificar acerca de una conducta que segun ella es adecuada.

frieda holler, la hitler de las "buenas costumbres"